San Lorenzo igualó 1 a 1 ante Independiente y su entrenador dio la palabra al término del encuentro. Mencionó sus sensaciones acerca del partido, sobre su vuelta a Boedo y tocó el tema de la ausencia de refuerzos.

En su reencuentro con el banco azulgrana, Rubén Darío Insúa expresó que el partido estuvo cerca de lo previsible, que les costó acomodarse en el primer tiempo pero que después lo pudieron corregir, generando una mejor coordinación para cubrir el ancho de la cancha, y añadió: “Me deja satisfecho que el equipo produjo un cambio rotundo del primer tiempo al segundo. Tenemos mucho camino por recorrer y mucho trabajo por delante”.

Además, acerca de Independiente refirió que estuvo más suelto que el Cuervo, dado que viene con más actividad por competición internacional y que cuenta con seis meses de trabajo con su entrenador Eduardo Dominguez, y agregó: “No puedo pretender que mis jugadores en sólo once días de trabajo tengan un funcionamiento aceitado, pero sí un orden. Hicimos un aceptable segundo tiempo”.

Justamente sobre los segundos 45 minutos ratificó que su equipo buscó corregir los errores, tener un mejor control de pelota, un mayor volumen de juego y generar más cantidades de acercamientos al arco rival, y complementó: “Me gustó la determinación con la que salimos a jugar la segunda mitad. Incluso tuvimos la posibilidad de hacer un gol más. Mejoró bastante en el desarrollo global en la parte colectiva».

Sobre el planteo que plasmó en el Nuevo Gasómetro comentó que trató de buscar dentro del escaso tiempo que tuvo que las características individuales se puedan adaptar, que se sientan cómodos de la mejor manera posible, dado que habían terminado jugando así en el torneo anterior y el tiempo para cambiar era corto, y añadió: “Con el correr del tiempo voy a buscar que el equipo no juegue de una sola manera, pero eso hay que trabajarlo”.

El Gallego también declaró que está tranquilo con el tema de los refuerzos, aunque afirmó que deben reforzar las tres líneas, y agregó: “Siempre uno quisiera tenerlos antes de empezar el campeonato pero no se pudo hasta el momento, a la mayoría de los equipos le ha pasado lo mismo. El libro de pases cierra la primera semana de julio, así que cuanto antes los tengamos mejor”.

Por último, el entrenador campeón de la Copa Sudamericana en 2002 contó cómo vivió su vuelta al Estadio Pedro Bidegain: “El marco del público fue bueno, hubo buen clima y la gente le dio al equipo el respaldo que necesitaba”.

Lucas Apolo – Pasión por el Ciclón

Artículo anterior‘La idea es tratar de sumar la mayor cantidad de puntos’
Artículo siguientePreocupación por Cristian Zapata

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí