‘Me tocaron cosas muy feas’

Fabricio Coloccini se acordó de su paso por San Lorenzo y se refirió a su salida en una entrevista con La Nación.

Era uno de los referentes del plantel, también era uno de los contratos más elevados, finalmente no le renovaron el vínculo y se tuvo que ir a Aldosivi de Mar del Plata. El defensor Fabricio Coloccini deseaba retirarse en San Lorenzo pero dicho sueño no se pudo cumplir. El marcador central hizo un repaso de toda su carrera y destacó su “debut en primera, la medalla de oro en Atenas porque nunca se había ganado en los Juegos y el campeonato con San Lorenzo en 2001, que para un hincha como yo fue único”.  

El veterano zaguero hablo de su vuelta al país luego de jugar mucho tiempo en Europa: “Por sentimientos, por lazos familiares decidimos volver. Pero hice toda una preparación mental: a qué país venía, a qué fútbol venía, a qué desorganización en comparación con la vida que llevaba. En la Argentina vas a cualquier cancha y te putean por nada. Porque sí, porque es gratis. Putean a cualquiera. Porque la gente está nerviosa y va a la cancha a hacer terapia. Todo eso lo trabajé antes de venir y creo que me ayudó. Y siempre respondiendo a mi interior, porque si le haces caso a lo exterior, te arrastra, te intoxica y te retira. Mucho no me importa tampoco. Solo quiero que me traten de igual a igual en todos lados. Nunca pretendí un trato diferente de nadie. Después, yo no puedo cambiarle la opinión a nadie. Si yo vengo al barro, como una manera de decir, es porque yo quiero estar en el barro y quiero seguir compitiendo. Es lo que me mantiene activo y vigente. Cuando ponga el punto final, me sentaré, con unos buenos mates, y haré mi evaluación. Por ahora, sigo escribiendo la historia de mi carrera”.  

Sobre su paso por Boedo, Fabricio dijo: “Y… cómo explicarlo, es difícil. A mí me tocaron cosas muy feas que nunca se van a saber, pero en un momento también tenés que poner un límite para no quedar como un cómplice de lo que pasa. Porque no respetan a nadie. La situación de San Lorenzo es muy complicada. Hay muy buena gente en San Lorenzo, el delegado, el utilero, el canchero, gente que llora por San Lorenzo. Yo me fui diciéndole todo en la cara a quienes correspondía. Y tristemente, los resultados están a la vista. No hay que confundir quién es el enemigo ni invertir la carga del problema”.

Por último, mencionó a sus ídolos que tuvo en sus inicios: “Los grandes eran ídolos. Ahora, tenerlo adelante a Martín es lindo. Antes, me pasó también con el ‘Beto’ Acosta, que jugó con mi viejo. Yo, con 5/6 años era la mascota de ellos, entraba a la cancha de la mano del ‘Beto’, y después el ‘Beto’ me dirigió en la Primera de San Lorenzo”.

Matías Mieres – Pasión por el Ciclón

Artículo anterior¿Vuelve a ser titular?
Artículo siguiente¿Zubeldía out?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí