El clásico que terminó con escandalo en los vestuarios

No fue para nada agradable el paso de San Lorenzo por la Quema, no hubo agua ni hielo en el vestuario y los jugadores no pudieron bañarse.

Un clásico muy caliente fue el que se jugó en Parque Patricios, que terminó igualado en un tanto y para colmo el plantel azulgrana vivió un muy feo momento. El vestuario visitante no tuvo agua en ningún momento del día y el trato de los encargados de la cancha no fue para nada buena. Los futbolistas se fueron del estadio sin poder bañarse.

Ante la falta de algo básico como el agua, la delegación del ciclón pidió hielo a causa del calor que hizo en la jornada dominguera. Y tampoco facilitaron ese pedido los empleados de Huracán. En un encuentro con gresca colectiva y cuatro expulsados sobre el final, los de Boedo vivieron una tarde noche para olvidar muy rápidamente. Tanto adentro como afuera, el clásico barrial fue muy hostil.

Matías Mieres – Pasión por el Ciclón

Artículo anteriorLos puntajes del empate ante Huracán
Artículo siguienteElías: «Luchamos como siempre debe hacerlo esta institución y nos llevamos un punto muy valioso»