Luego de varias semanas de descanso, el básquet de San Lorenzo se preparaba para volver al ruedo y enfrentar la segunda mitad de temporada. El primer partido fue con una avasallante derrota ante Quimsa, en el Polideportivo Roberto Pando, por 75 a 101.

El equipo de Santiago del Estero era un rival difícil, pero la actitud no se negocia; no obstante, en el único pentacampeón se destacó Julián Aprea, pívot titular del equipo, con 14 puntos y dos asistencias. También se
puede destacar la actuación de Facundo Rutemberg, escolta, con 12 tantos. Del lado del equipo visitante Rodrigo Hernán Sánchez contó con 17 puntos y cinco rebotes.

Sin embargo, el camino no termina acá, los dirigidos por Emmanuelle Quintans tendrán cuatro encuentros más en lo que será del mes de enero: Peñarol, San Martín e Instituto serán de local; mientras que de visitantes tan solo será el último ante Oberá TC.


De esta manera los de Boedo quedan ubicados en el puesto 17 de la tabla general, con un récord de cuatro ganados y 13 perdidos.

Valentín Landa – Pasión por el Ciclón

Artículo anterior“Tenemos el plantel bien cubierto”
Artículo siguienteSan Lorenzo no se baja de la búsqueda de un defensor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí